Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

5 may. 2014

Pido permiso



Pido permiso para aterrizar
de repente por la calle en tu mirada perdida.
Para llevarme tus sonrisas a la boca.
Pido permiso para calzarme tus alas
y alzar el vuelo haciendo zigzag en tu espalda.
Para anochecerte y atardecerte;
para que la luna haga que brille mi saliva
entre tus rodillas y el final de tu esternón.
Para inventarme un escondite de tesoros
señalando con pintalabios rojo
en tu mapa corporal.
Pido permiso para bombardear tu caparazón,
para derretirte la coraza y colarme hasta la cocina.
Para doblarte los barrotes.
Para rellenarte el vaso.
Para nombrarte calefacción central.
Pido permiso para verte comer con las manos,
para pringarme de salsa los dedos,
para lamerte las buenas intenciones.
Pido permiso para dispararnos a vivir.
Para mecer a tus monstruos hasta que se duerman.
Para caer y recaer en nosotros mismos.
Pido permiso para estudiar todos tus idiomas,
escritos, hablados y palpados.
Pido permiso para convertir el asfalto en algodón al caminar contigo.
Pido permiso para ser montaña rusa y vértigo adictivo.
Pido permiso para acercarme a tu piel como un niño pega la nariz en la vitrina de un museo.
Pido permiso para cantarnos a la cara.
Para ensuciar el periódico del sábado con gotas de cerveza.
Para esnifarnos la arena del reloj de arena.
Para volarnos la cabeza
y sobrevolarnos el pecho.
Pido permiso para masturbarme
cuando me pongo cachonda y no estás en casa.
Pido permiso para no arreglar con flores
lo que se puede solucionar con polvos.
Pido permiso para ser polo opuesto indefinidamente.
Pido permiso para volcar tu mundo,
para cazarte las mariposas del estómago
disecarlas
y cambiártelas por estrofas de cantautores que hablen de nosotros.
Pido permiso para descolgar el cartel de ‘peligro’
que tienes en el cinturón.
Pido permiso para dominguear en los parques.
Pido permiso para cambiar el calendario
por quinielas de fútbol.
Pido permiso para no domarnos nunca.
Pido permiso para ser valientes.
Pido permiso para no pedir permiso nunca más.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Pido permiso para besarte porque no quiero romper la inmaculada visión de tu reflejo en mi recuerdo.
Un abrazo en la tarde.

Patty dijo...

Para ensuciar el periódico del sábado con gotas de cerveza????? para eso no se pide permiso linda jajajajaj que bonito, como siempre Nerea ....besos :*

Amapola Azzul dijo...

El último permiso es importante...
Besos.

Lorena García dijo...

Para qué decir más, permiso concedido.
Un placer leerte, como siempre.
Un besito.