Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

30 may. 2014

Baile de suicidas




Se me ha fundido la lucecita que me indica
que deje de luchar por algo que no me va a llevar
a ninguna parte.
Se han caído las señales de stop.
El cartel de "frene, hay un precipicio a 100 metros”
está borroso.

Puede que alguien me advirtiera que no me acercara
a ese vaso de agua porque podría ahogarme,
pero es que yo estaba muerta de sed
y a él se le veía tan fresquito.

Corro con los ojos muy abiertos
pero siempre aparece un cristal limpísimo
contra el que me estrello,
cómo engañan esos hijos de la gran puta.
Todavía no me he parado
aunque tenga la piel llena de arañazos
aunque vea mi reflejo en la puerta transparente
y sepa que esta vez el cristal es antibalas.
Sigo corriendo.

He cortado el cinturón de seguridad
y me he puesto de pie en lo alto de la montaña rusa.
A la cabina de mi noria le faltan un par de tornillos,
salto en ella y la balanceo
sin paracaídas ni colchonetas hinchables.
Siempre cojo al revés las escopetas de feria,
me apunto
me disparo
me prendo fuego
y no corro hacia el estanque de los patos para apagarme.

Conduzco un coche sin frenos
saltándome todos los límites de velocidad.
No voy a pedir disculpas, señor agente.

Me quedo hasta que cierran los bares
las librerías
las tiendas de discos
y los corazones.
Hasta que me echan.
Me quedo en la puerta aporreando la persiana metálica
aun sabiendo que nadie va a abrirme
y que ni siquiera soy capaz de hacer sonar tu alarma.

Aquí sigo,
bailando con las causas perdidas
el vals de los fracasados.

4 comentarios:

Rafael dijo...

NO, no bailas el vals de los fracasados, querida amiga, al contrario, quizás la música que suena es la correcta y tu baile es esa eterna maravilla que nadie es capaz de seguir y menos de admirar. Pero no cedas ni te rindas, sigue así, en ese baile por la vida, porque tú eres "vida y poesía".
Un abrazo y feliz fin de semana.

Cuando te deseo dijo...

Precioso. Me siento identificada, ains, el peligro del amor.

Amanecer Nocturno dijo...

¡Viva el riesgo!
Yo también me siento identificadísima...
Abrazos.

Patty dijo...

Tranquila preciosa, tu vida es una montaña rusa, esto es como una rayita al tigre....sonríe y se feliz Nerea :*