Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

3 ene. 2013

Eco en la mirada

Tiene la voz grabe, y un eco
en la mirada donde cabe el verde
de mis parpadeos.

Cuando sonríe, el mundo se lleva
la mano a la boca y piensa:
"joder, qué suerte tener a este tío paseando
por mis caderas".

No usa pijama,
y qué bien le sienta la
desnudez vestida de invierno.
Diciembre se queda embobado
al verle.
Y yo también.

Prefiero verle amanecer a contar
estrellas.

Su ombligo tiene forma de
puesta de sol desde el sofá.
O desde la mesa de la cocina.

Es él.
Y está en mi cama.

9 comentarios:

Elendilae dijo...

Joder, qué suerte tienes ;)

Un besito

andré de ártabro dijo...

¡Por dios , no lo dejes marchar!!
Rodealo con tus brazos y cómelo con tus besos.
Me ha gustado es precioso.

Cé. dijo...

Lo mejor de que sea él es que además esté en tu cama. Si tienes eso, lo tienes todo.

Lapislazuli dijo...

Abrazalo y dale miles de besos

Ainoa 13♥ dijo...

Que suerte ¿no?
besos

LuzdeLuna dijo...

Cuando la suerte está de tu lado y todo lo que puedes pedir es que nunca termine lo último que haría sería dejar que se fuera.

Me gustan tus entradas.
Te sigo a partir de ya :)

Abismo dijo...

woww eso es amor...
disfrútalo :D

Besos abisales

Mária dijo...

Aunque lo mío no sea la poesía, he de decirte que escribes fantásticamente bien. Gracias por pasarte por mi rincón, mil besos desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
M.

Anónimo dijo...

Lo mejor de todo es que Él esta en tu cama, pero no por cuestión de suerte ni nada de eso, sino porque ambos queréis, sois afortunados ;)
Forgotten Words