Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

6 ene. 2013

Del tirón desde el ático al portal

Es domingo. 
No un domingo cualquiera. 
Es el domingo en el que amanezco con tu 
melena decorando la almohada.
Me gustas cuando te despiertas y tu 
barba todavía acaricia mis hombros sin imaginar
que nos vamos a pasar así el resto del día.
Los aviones pasan. Nos da igual. 
Nosotros cogimos el nuestro y aquí estamos:
pendientes de que no queme demasiado el café
o de que se nos arruguen debidamente las sábanas.
Somos fuertes y se lo demostramos a los cajones de 
la mesita de noche. A los papeles donde te escribo esto.
A Joaquín Sabina que nos dice que siguiendo la
voz del instinto se lanza a buscar.
A los edificios que nos ven desperezarnos al otro lado
de la calle. A los ascensores que van del tirón desde
el ático al portal. A los bares que nos hacen 
cosquillas de madrugada con cervezas y 
luces de neón. 
Tengo las manos en celo. 
Los árboles se denudaron hace estación y media.
Somos océano. Y también duchas de agua caliente.
La madrugada lleva el nombre de tus onomatopeyas. 
Quédate esta noche porque no sabré despertarme
mañana sin los besos que le debes a mis costillas.

15 comentarios:

Soy YO - MilThon dijo...

un domingo en el que buscamos los regalos tambien no un domingo singular por decirlo asi hoy llegue este portal en el que leemos sabiduria un abraz
y buen año

Novocaina dijo...

que hermoso domingo
que buen escrito
saludos, que tengas un buen año :)

Julie Sopetrán dijo...

Muy bueno este poema, precioso. Me ha encantado. Sugerente, delicioso... Un abrazo y feliz año.

Jo dijo...

y así como sentir el clima del ártico.... imposible

Ire dijo...

Muy bueno! Gracias por pasarte por mi blog, de verdad! Yo también te sigo!
Intentaré hacer una entrada nueva hoy, por si te interesa:)
Un abrazo!

Cé. dijo...

Los domingos en los que despierto acompañada y me paso el día así son los únicos que no son astrománticos. Besitos, chica de las alturas.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Hola Ene, paso a conocerte y a agradecerte el comentario. Me encantó tu texto. Un abrazo.

Paula García-Argüelles dijo...

Increíble, me quedo por aquí para pasar muy a menudo.
Un placer ser la 19.
Besos y sigue así por favor.

Marisa dijo...

Los domingos de amor y rosas, de besos madrugadores y duchas tardías, de sábanas perezosas y pieles inquietas, tienen la luz especial que hermosamente has sabido transmitir.

Gracias por tu paso por mi espacio y las palabras dejadas.

Saludos cordiales.

Rita Agustina dijo...

Oish, qué bonito, de veras. Me ha encantado.

Eva Letzy dijo...

Qué lindo!!! Me encantó tu poema...
Entré de casualidad, me alegro de haberlo hecho.
Un saludo

la MaLquEridA dijo...

...tengo las manos en celo, muy buena frase.

Tati Neyra dijo...

me gusto tu blog te sigo :D
espero verte en el mio
saludos, un abrazado :D

Miau dijo...

Me encanta cada una de tus metáforas... y que me recuerdes que este tipo de Domingos aún existen, son posibles junto a la magia que les envuelve.
Si tu entrada es una invención, es maravillosa,de haberte basado en uno de tus Domingos, te envidio. :)

Besos!

Anónimo dijo...

"La madruga lleva el nombre de tus onomatopeyas" una frase que lo recoje todo, la dulzura y la ferocidad que conforman el AMOR.
Forgotten Words