Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

27 ene. 2013

En mitad de la alfombra del comedor

Más de una madrugada abandonada
en mitad de la alfombra del comedor.

Más de un suspiro enredado
en las pulseras de hilo que
decoran su brazo y que nunca se quita.

Más de tres orgasmos por noche errante,
por tarde de enero, por invierno caduco.

Más de ocho canciones de rock
tiradas sobre unos hombros
que buscan los besos que se perdieron
en la última mudanza.

12 comentarios:

txetxu Martínez Cenalmor dijo...

Me encanta como empieza cada una de las estrofas...es tan profundo,nocturno e íntimo! me encanta!!

fb txetxu martinez cenalmor
^^

Gumer Paz dijo...

Más de tres bonitas maneras de llamar al recuerdo. Magistral!

andré de ártabro dijo...

Después de leer tu hermosa entrada , ¡he de reconocer que tengo muchos años! y tampoco tengo barba, (Aunque eso no sería difícil conseguirlo. lo dela barba claro)
Besos.

llenand0vacios dijo...

Ay, que precioso! :3

LOBEZNA dijo...

Los besos que no se pierdan nunca, son un bien demasiado preciado para eso, ja ja ja. Un abrazo.

Cé. dijo...

Si has perdido besos, encuéntralos. Esas pérdidas no las debemos aceptar.

Rafael dijo...

Más seguro que el amor y la pasión siguen latiendo desaforadamente.
Un abrazo en la noche.

Lapislazuli dijo...

Una cadena de recuerdos. Brillante
Abrazo

Elendilae dijo...

Más...

más versos por favor!!

Un besito

Forgotten words dijo...

Dios que belleza de texto, cada estrofa es un tesoro y un hermoso sentimiento...tu no eres escritora sino embaucadora de las historias mas bellas y los sentimientos mas puros y pasionales... Me encanta

bull dijo...

Perder besos si que es una calamidad.

K. Diminutayazul dijo...

Y encima se cuelan las canciones de rock en tus poemas?

Precioso tu comentario (mil gracias, para mí es una bonita causalidad estar por aquí también), precioso blog y preciosa tú.

Un abrazo.

(Me quedo.)