Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

30 abr. 2014

Fenómeno natural



Has dejado a la primavera con la boca abierta:
le ganas en eso de alterar cosas.
Se quita el sombrero delante de ti,
sujeta su falda y hace una reverencia,
se inclina ante tus majestuosas maneras de existir.

Ella tiene flores,
pero eres tú quien va por ahí creando vida;
o, mejor, dando motivos para seguir con vida.
Si respiro es sólo para olerte.
Me acerco a ti,
eres mejor que una flor,
el roce de tu barba es mi espina de rosa favorita.

Los charcos de tus lluvias refrescan más.
No necesito botas especiales para pisarlos,
ni siquiera necesito botas.

Cuando das calor
no busco el toldo de las terrazas,
expongo piel y corazón
sin miedo a que se queden del mismo color rojo.
La piel irritada después del beso eterno
también desemboca en un bronceado para lucir con orgullo.

A besos se funciona mejor que a fotosíntesis.

Enséñale a abril y a mayo quién lleva los pantalones.

Lo único que vale de la primavera
es el sol que atraviesa tu jarra de cerveza
y que tapas con la mano al sujetarla.
Y
ya ves
ese eclipse sucede en todas las estaciones.

3 comentarios:

Lucía V. dijo...

Qué bonito lo haces todo. Me has dejado alucinada, precioso. El final bestial Nerea, enhorabuena!!!

Elendilae dijo...

Tienes una facilidad para describir los acontecimientos con una magia que arrasa con todo, que siempre me dejas con una sonrisa pintada en la cara.

Gracias.

Un besito

Rafael dijo...

Por eso es mejor todo lo natural como bien dices en estos versos.
Un abrazo.