Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

17 abr. 2014

Trenes sin retraso



Vuelve la ventana entreabierta por la noche.
Las cenas en la azotea.
Las mañanas de playa.
Las noches de montaña
para sentarse en las escaleras pidiendo deseos a
estrellas que se apagaron hace tiempo;
aunque, a ver, los deseos
para que se cumplan
no hay que pedirlos
hay que ponerlos en carretera firme
y hacerlos rodar.
Vuelven los niños señalando a las parejas que
se besan en la boca.
Vuelven las barcas
y las paellas al sol.
Vuelve mi corazón a quedarse en bolas,
se ha quitado tu albornoz.
Vuelven las meriendas de gasolinera.
Vuelven las gafas sucias
y las camisetas de tirantes
para limpiar los cristales.
Vuelve la luz colándose por la cortina
de la cocina
después de comer
cuando los niños echan la siesta
y la abuela ve la televisión mientras hace ganchillo.
Vuelven los piropos en las terrazas de los bares.
Las miradas por encima de las gafas de sol.
El pelo rizado.
Las pulseras chorreando agua de mar.
Vuelven las guitarras en los parques del barrio.
Los pantalones cortos.
Las despedidas largas.
Los hocicos de los perros asomando
por debajo de las mesas de piedra
que hay al lado de los huertos.
Vuelve la radio sonando en los bolsillos
de los delantales de
las señoras que barren la puerta de su casa.
Vuelven las sillas de madera
en la plaza.
La chaquetilla gris colgando del brazo
a las once de la noche.
Vuelve el último baile.
Vuelve la marca de los tirantes del sujetador.
Vuelve el río.
Los pies descalzos.
La fuente de las celebraciones de fútbol.
Vuelve la sombra de los balcones.
Los árboles del pueblo.
Los toldos de las fruterías.
El aire acondicionado en la puerta del centro comercial.
Vuelve todo eso,
no me hace falta que vuelvas tú.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Es que quizás todo eso que vuelve deja en un segundo lugar a la figura por la que un día pensaste, soñaste y quizás hasta te atrevista a conquistar el mundo.
Un abrazo.

Lapislazuli dijo...

Un tierno post de cosas simples que hacen a la vida
Abrazos

Itziar Zanguitu dijo...

Te tengo en mi barra de marcadores porque te lo mereces.

RECOMENZAR dijo...

Muy buen texto lleno de emociones