Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

14 abr. 2014

El errante



Fiera habitual de casino y puticlub.
Invierte en orgasmos
y mete billetes de 50 en
tangas de colores.

Se alimenta con birras calientes,
películas porno
y comida a domicilio.

En su corazón hace el frío
de tres mil Antártidas.
Mantiene helados los cócteles
si se los acerca al pecho.

Desayuna todas las mañanas
en el restaurante del hotel donde anoche asesinaron
a la novia adolescente del alcalde.

Enseña a esnifar cocaína
a sus amantes
en los baños de restaurantes de
a cien euros la botella de vino.

Si te quedas conmigo
te compro el vestido más caro
del barrio de Salamanca, morena.
Un te quiero a cambio de zapatos negros de tacón.

Arranca los carteles
de los cantantes de moda.

No se quita el sombrero
ni cuando se masturba.
Pone las botas de piel sobre la mesa,
manchadas de ceniza y espuma de afeitar.

No se tiene,
y ha dejado de echarse de menos.

Huele a colonia cara,
pero apesta a humanidad barata.
Y a cigarrillos importados.

Tiene tan mala suerte
que todavía no se lo han cargado
con un tiro en los huevos
y otro en la garganta.

4 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Pues cualquier día se lo cargan...
Un beso.

Rafael dijo...

Es la descripción de un perfecto "gilip..." (Con perdón).
Un abrazo y lindo día.

Gumer Paz dijo...

Qué buena eres Nerea! y qué elegante!
Un beso ;)

Patty dijo...

Es verdad.... demasiado suertudo :D besitos preciosa