Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

25 ene. 2014

Subo la apuesta

Si fuera una parte del día
sería atardecer o madrugada,
que es cuando parece que va a terminar todo
pero en realidad es el momento
de abrir los telones;
es cuando los enamorados se desatan.
Cuando se confiesan
y se borran a lametones
la timidez.

Dulces,
insaciables,
enmarañados
y mortales enamorados.

Se esconden por las calles
de cines y teatros
para dispararse al corazón
balazos de resurrección.

Se rodean y envuelven de caos silencioso,
un caos adictivo,
de tormenta corporal;
un caos que es
la salida de emergencia a la vida.

Olvidan los relojes,
el qué hora es,
la idea de que el tiempo sigue pasando
-y pesando-.
Circulan estáticos contra una pared,
aspirando la atmósfera vaporosa
de los callejones-cama.

Como gatos siameses
sobre tejados de casitas
de pueblos de costa.

Cuando nadie les ve
barajan las pieles.
Empieza la partida,
¿subes la apuesta?
Hemos venido a jugárnoslo todo.
Todo.
Incluso la inspiración.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Y en ese juego, seguro que ganan siempre, porque su juventud puede con todo.
Un abrazo.

Lau dijo...

Me gusta mucho todo lo que escribes, y tus vídeos de youtube :)
Enhorabuena, de verdad (K)

M. dijo...

Lo importante es arriesgar(se).
O nunca ganaremos.
Fantástica tu inspiración que te trae tan a menudo a éstas, tus teclas.
Gracias por compartirla.
A carreras con la tormenta, voy ganando en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
M.

Patty dijo...

Toda tu eres una sensación aunque sea de noche Nerea ;) besitos preciosa.