Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

9 ene. 2014

A lo bestia

Ahora mismo
habrá un avión
despegando en algún aeropuerto
del mundo.
Otro acabará de aterrizar
después de diez horas
de vuelo.

Nosotros somos todo eso
más las turbulencias ocasionales,
pero a lo bestia.

Eres salida de emergencia
a ras de cama.
Somos escalera mecánica
directa a una puerta
de embarque-y-no-se-duerma-en-todo-el-viaje.

Somos amanecer
en otro país;
un país que inventamos,
donde se vive de sexo,
jazz
y rock and roll.

No atravesamos fronteras
más allá de esta cama
y este juego de sólo-follo-contigo
que se me va a ir de las manos
directamente al corazón.

No hay maletas
para tanta caricia.

Eres destino recomendado,
próxima salida,
última llamada.

Somos pasajeros
en primerísima clase
de ducha.

Somos la sensación
de estar en casa;
la rabia de tener que irse lejos
por la fuerza;
la suerte de conseguir
el último billete.

Eres el lado de la ventanilla
más bonito
que he visto en mi vida.

Yo soy paisaje nevado.

3 comentarios:

manuel pastor dijo...

Me gusta tu forma de ver la vida.

Rafael dijo...

Reflejo de una realidad.
Un abrazo.

Carlo mario dijo...

"y este juego de sólo-follo-contigo
que se me va a ir de las manos
directamente al corazón"