Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

6 ene. 2014

Estalló por dentro

El agua fría
de las mañanas de domingo.
De lavar caras
y resacas.

De intentar olvidos.
De salvar respiraciones
detrozadas por colillas
mal apagadas en los pulmones.

Era sólo rock and roll
hasta que también fue corazón
y me estalló por dentro.

Pero no hay nadie
en la otra silla de esta mesa
de cafetería de barrio.
Ni al otro lado del objetivo.
Fotografío vacíos
y besos muertos.

¿A cuántas musas maullará?

Besa sin te quieros
en los bolsillos.
Mientras mi lengua kamikaze
y enamoradiza
se estrella en su boca musical
con todas las de perder.

Llévame a bailar
un rato.
Un rato que dure
toda la noche.
Por favor.

2 comentarios:

Rafael dijo...

"...No te lo pido ni suplico, simplemente es que quiero bailar contigo..."
Un abrazo.

Patty dijo...

Y así van olvidando cosas y encaminándose nuevamente :* preciosa