Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

4 jul. 2013

Vigas de madera

Camino por esta ciudad
que se derrumba preciosa a mi paso.
Con ventanas invisibles
que chirrían en mis oídos,
en mis sentidos.

Ciudad plagada de la belleza de lo antiguo.
A reventar de bonito pasado.
Cuántas parejas se habrán besado en estas calles.
Cuánto desamor habrá manchado sus alcantarillas.
Cuántas cartas arrugadas se habrán arrojado
a las papeleras que se apoyan en las farolas.

Quién pudiera mezclarse
con las enormes puertas de madera
que presiden,
en silencio y llenas de historia,
los edificios más antiguos.

Convertirme en asfalto,
fundirme con los coches
que pitan a los ciclistas
y a los transeúntes más despistados.
O imprudentes.
O vivos, alocados y dueños de todo ésto.

Quiero ser barniz
para bañar las vigas de madera
-reinas de la arquitectura-
que asoman por los balcones abiertos
en las noches de verano.

Las cortinas tienen una coreografía aprendida,
el viento es el mejor compañero de baile,
la brisa se retuerce como una enredadera.
El sol existe a lo lejos; la luna preside la función.

Veo buzones a los que ya sólo llegan
las cartas del banco.
No quedan enamorados lamiendo sobres
y temblando en Correos.

Cómo me gustaría
que estos portales de números impares
se sentaran conmigo una noche de inverno,
frente a un fuego de leña,
y me contaran cómo han llegado hasta aquí.
Quién les trajo.
Si les gusta el paisaje.
Si están cómodos.
Si se asustan de la mirada humana.

7 comentarios:

Rafael dijo...

Ser, en una palabra, un elemento más de la "gran ciudad"
Un abrazo.

andré de ártabro dijo...

Que bien ritmas diseñando caminos, haciendo aceras, asfaltando ciudades ,..y lo haces así ¡Bailando al viento!
Besos

Norma dijo...

Qué bueno tu escrito, gracias por enseñarnos. Cariños.

E.C. Belmont dijo...

Me encontré tu blog sin querer, me ha gustado mucho lo que escribes, sólo quería decirte eso :)
Saludos!

Humberto Dib dijo...

Vuelvo y confirmo lo que dije hace un tiempo, tienes textos únicos, un gran blog.
Por lo que vi, eres muy prolífica, yo apenas puedo subir un texto digno cada 6 o 7 días.
Un abrazo.
HD

José A. García dijo...

¿Y qué hacemos los que odiamos la ciudad por no sentirnos parte de ella?

Saludos

J.

Forgotten words dijo...

Me encanta lo pasado, me fascina la historia y me pierde el romanticismo de las cartas escritas a mano. Y todo esto lo recoge tu hermoso escrito, uno que es un verdadero canto al amor por encima de todo: amor a la vida, a las personas, a las historias que la conforman, a las pequeñas cosas, a las ciudades, a las calles... ;)