Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

7 jul. 2013

He perdido un libro y creo que me he roto

Mirando a lo lejos las montañas
te escribo sin llamarte por tu nombre.
No vaya a ser que aparezcas
y no me quede más remedio que besarte
dejando la pluma para después.

Se refleja el sol en las paredes blancas.
Y en los folios vacíos
donde todavía no he puesto la fecha ni el lugar.

Esta ciudad está viva.
Puede que más que nunca.
Son las 5 de la tarde y en el barrio de al lado
los obreros trabajan con los brazos oscuros
y el sudor en la espalda.
Piropean y sonríen, por supuesto.
Suenan los ladrillos rompiéndose,
suena a grito urbano que crece y crece.

Antenas y cables de alta tensión:
naturaleza de este jardín.

Te llevo conmigo
dentro de mis uñas en paro
que no buscan espaldas
desde que la tuya huyó prometiendo volver.
Lo mismo le pasa a mis rodillas,
tan juntas una de la otra que ya se están odiando.
Y no te hablo ya de mi barbilla:
está cogiendo la mala costumbre de no irritarse;
dile a tu barba que aquí sigue teniendo
habitación propia.

Los libros de poesía ya no me dicen nada,
me habla más el horizonte;
las paredes desgastadas;
la canción que suena en el coche que se para en el semáforo.
Y la cajera del nuevo supermercado,
que se ha dado cuenta de cómo tengo las rodillas
y me ha regalado helado de vainilla
mientras insistía en anotarme el número de teléfono
del cuñado de una prima segunda.

Saludo todas las tardes
a la mujer de pelo blanco que vive en el edificio de enfrente.
Me gusta la forma que tiene de tender la ropa
y sus pinzas de madera.
Lleva siempre una mirada llena de historias
que algún día le pediré que me cuente.
Yo le contaré el día que escribí ésto
y le hablaré de tus vaqueros
-seguro que conoce una forma especial de tenderlos-.
De mayor quiero ser como ella.
Antes quería ser guitarra; pero no,
de mayor quiero ser una mujer con historias en la mirada.

He perdido un libro y creo que me he roto.

No he vuelto a subir a ningún avión,
no he aterrizado todavía desde el último beso.
Aunque no siento vértigo.

Por cierto,
hoy es viernes.
Todo el día.

12 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Ánimo, un abrazo.

Te recompondrás. Besos.

Rafael dijo...

Creo que la poesía no la encontrarás en los libros sino "en la vida que te rodea"
Un abrazo.

andré de ártabro dijo...

No sé ni que decirte ¡Creo que me conformaría con ser tu pluma!
¡Cómo no va a estar viva "si estás tú!
Hoy es viernes y yo siempre por delante de la vida.Haces patinar mis neuronas y yo aquí listo"para ir a misa"!
Besos.

guille dijo...

Hay veces que una ausencia está tan presente que tapa todo lo que nos rodea.

Pero solo debemos alimentar ese recuerdo si sabemos (¡sabemos!, no queremos creer) que la historia tendra continuación.

Nunca hay que tratar como imprescindible a quien te trata como superficial.

Seguro que se puede encontrar quien quiera separar esas rodillas.
Mas, quien quiera habitar entre tus muslos.
(¿le damos una oportunidad al primo segundo?

Yo tambien quiero crecer (mas todavia) con historias en la mirada (mas todavía).

Perder un libro solo se puede arreglar encontrando otro que nos...
...ayude a crear historias que guardar en la mirada.

E.C. Belmont dijo...

Me ha encantado leerte! Genial tu poema, ánimo!

Cé. dijo...

Siempre que te rompas, tendrás una oportunidad de reconstruirte con mejor forma que la original.

Ilesin dijo...

A veces nos rompemos en medio de la nostalgia por echar de menos a alguien que nos dejo su huella imborrable, y andamos caminando por la vida con la necesidad de encontrar aquello que un día se perdió. Espero que tu lo vuelvas a encontrar.
Besos

Sara O. Durán dijo...

Serás esa mujer con historias en la mirada, en el papel y en el ordenador, eso seguro!!! Encantada de conocerte y de saborear tus letras, también con helado de vainilla.
Besos.

Lapislazuli dijo...

Entre la nostalgia de la ausencia y la realidad que ves, la pluma logro esta maravilla
Abrazos

Elia dijo...

Preciosooooooooooooooooooooooo!!!

me dejas sin aliento,

un abrazo^^

Forgotten words dijo...

Tú ya eres una mujer con miles de historias en la mirada, tu ya eres un corazón repleto de vida, pero sobretodo eres una persona a la que le quedan millones de miradas para regalar y vida por vivir ;)

Pd: Y para mi cada una de tus letras escritas y sentimiento que reflejan son verdadera poesía.

Patty dijo...

Sonríe con esa juventud que tienes y vive !!! besos :*