Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

28 jul. 2013

Escribíamos versos en los ascensores de la facultad

A lo mejor era domingo,
o tal vez sábado.
Creo que lunes no,
porque no bostecé.
Pero era verano, así que no importa el día.
Sé que era de noche,
porque te veía con las manos.
Aunque eso también puede hacerse de día,
pero abría los ojos y veía estrellas
y un enigmático brillo de sol a través de
nuestra luna
de cielo y coche.

La ciudad se nos quedaba pequeña.
Sexo inhumano sobre
escaleras mecánicas.
Los portales nos guiñaban el ojo
todas las madrugadas,
y nosotros nos reíamos de ellos
metiéndonos mano en plena calle.

Yo me escapaba algún invierno
dentro de ese verano
y te echaba de menos.
Volvía para saltar y que me cogieras en brazos,
me apoyaras contra la pared
y me raspara los hombros
con la esquina de un cuadro de Matisse.

Sonaba el teléfono;
era la llamada del alcohol,
de los bares,
de la penúltima copa,
del ¿te apuntas? y del dime hora y allí estaré.

Corríamos detrás de los taxis.
Insultábamos a los conductores de autobús.
Alguna mañana le sacaba la lengua
a las floristas
porque la mejor flor la guardabas
en la bragueta
y yo no necesitaba más primavera que ésa.

Llegábamos tarde a clase:
Estos estudiantes sólo piensan
en fumar porros y escribir canciones.

Aparcábamos en los pasos de cebra,
pegábamos volantazo en las rotondas,
rompíamos retrovisores
en todas las persecuciones.

Robábamos bolígrafos
a los conserjes
y escribíamos versos en los ascensores
de la facultad.

Leíamos el periódico
mientras tú tomabas café
y yo fotos.
Queríamos ser portada,
así que hacíamos el amor
en los campos de fútbol,
en los circuitos,
a las puertas del Congreso de los Diputados
y en las pasarelas de moda.
Enamoramos a todos los periodistas.

Yo dije ven,
pero nos cortaron
el agua corriente.

8 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Qué final más duro¡¡¡

Uff¡¡

Un abrazo, bellos versos.

Dalloway. dijo...

No me cuesta imaginarme a Sabina raspando corazones con este poema.

Rafael dijo...

Fina ironía en ese final feliz como homenaje a una juventud y a un tiempo de vida.
Un abrazo.

Jack Red dijo...

Perfecto para leer un domingo a estas horas. Suerte con el agua corriente.

guille dijo...

Tienes una facilidad extrema para construir frases impactantes, que dicen todo solo sugiriendo.

Tu personaje (¿tu?) vive como entiendo que hay que vivir.
Y si, no importa el dia que era. Y si para saber si es de día o de noche mejor lo de ver estrellas porque lo "otro" se puede y debe hacer a todas horas.

Patty dijo...

Es un locónnnn a veces andar así tan desinhibidos por el mundo.... son momentos hay que disfrutarlos mucho nerea :D besos **

TORO SALVAJE dijo...

Pero vino la madurez y os degolló.

Forgotten words dijo...

El final jodido pero en todo caso realista, aunque debo reconocer que yo soy de esas que aún creen en el amor de por y para siempre, aunque eso no significa que esa persona tenga que estar a tu lado o tu no puedas estar enamorada de verdad de otra..nose si me explico ejeje
En definitiva me vuelves a sorprender con tu manera de escribir ;)