Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

31 may. 2013

Salvándome la noche y la vida

Suena tu guitarra,
y es como un beso.
Un beso en cada uno de mis sentidos,
en cada rincón de mi poesía.

Un beso con lengua, acordes
y mirada a la chica que sujeta una cámara en primera fila.

Pecados y redenciones en el mismo bar.

Fin del concierto;
abrazas una cerveza sin saber que en cada trago
te bebes un pedazo de mi corazón.
Y una sílaba de este poema.

Hay que saber cuándo apoyarse en la barra;
es un tren en marcha,
hay que estar atento al pasajero con
el equipaje más bonito y pedir
justo a tiempo
dos copas más. De lo mismo.
Ahí estás tú de maquinista, salvándome la noche
y la vida
con las gafas de sol en la mano.

Héroe de bares y madrugadas
te llaman algunos.
Héroe de mis madrugadas
matizo yo.

Las calles nos llevan al sur,
el norte no lo hemos encontrado todavía
desde que lo perdimos un verano
cuando jugábamos a ser adultos frente al mar y fracasamos.

Qué fracaso tan bello.

En tu piso cabe más de una vuelta al mundo.
Con vistas increíbles a tu piel,
a la piel contra piel,
al tacto hecho conversación.

Mezclaremos la luna con las ganas.
Nos quedaremos afónicos.
En el último golpe de suerte saltaremos al vacío
lleno de melodía y cervezas.
En esta azotea es verano,
pero en tu boca todavía queda primavera.

7 comentarios:

andré de ártabro dijo...

A mí, primaveras a penas me quedan creo que serán casi todos otoños. pero voy a coger la guitarra que lleva 14 años sobre el armario , y afinarla para poder tocar acompañado aquello de , "antes de morirme quiero echar -te mis versos del alma Guantanerea "guajira Guantanerea¡Guantanerea..."
Besos.

Rafael dijo...

Un recorrido en la noche y la vida, el que describe tus versos.
Un abrazo.

Julio Serralde dijo...

A veces me siento frente al monitor con la guitarra en las manos, así que esta estrada hasta fue musicalizada
=)

Patty dijo...

Me encantó, como todos los poemas que haces que son todos tan reales :D besos :*

Elendilae dijo...

Da igual qué día de la semana me pase porque siempre consigues sacarme un "guaaau!" y una sonrisa.

A nosotros nos salvas con tu poesía. Siempre.

Besazos

Mario dijo...

La elegancia de la retórica, o el buen uso de la misma, matizo yo...

Me ha encantado asistir a tu concierto, subirme a un tren en marcha en la barra de un bar, y, claro, compartir la música de las letras...

Enhorabuena...

Mario

Forgotten words dijo...

Y eso es AMOR, tu amor, el que tienes suerte de estar viviendo y del que con tus versos nos haces sentir un poco parte ;) Y lo que más me gusta de este amor que nos describes es ese romanticismo que lo crea y lo rodea lleno de libertad y entrega ;)