Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

22 may. 2013

Haz el favor de venir a calmarme la sed

Me gusta cuando bajas las persianas
de tu habitación
y en plena tarde de mayo me inventas una madrugada,
sin luna llena,
sin estrellas fugaces,
pero con cielos a los que subir acariciándote los hombros.

Me gusta cuando me llamas
para decirme que estás en la ciudad
justo el día que yo pierdo la cuenta de las mañanas
que llevo sin subirme a tu ascensor.

Miento si te digo
que prefiero las vistas de tu terraza a las de tu cama.
El paraíso se concentra en esos dos ojos verdes,
sobretodo cuando me miran suplicando un mordisco en tu barba.

Me gusta dibujar con mi índice el circuito
que rodea tu boca, tus labios de animal salvaje
domado a conciencia por los míos.

Me gusta tu sofá, pero sólo cuando te sientas de lado,
mirándome,
con el codo apoyado en el respaldo,
la mano en tu mejilla,
y me dices "tenía ganas de volver".
La putada es que en mi cuerpo nunca te has ido,
y soy yo la que camina por tu calle y te llama al timbre cuando no estás.
Y, claro, tanto caminar con la mirada hacia arriba buscando tu terraza,
se me calienta el refresco
y cuando le doy un trago sólo puedo escupirlo
en tu portal.
Así que haz el favor de venir a calmarme la sed.

Me gusta acercarme a tu pecho
e intentar que nuestros corazones latan a la vez.
Pero el tuyo siempre va más lento.
Yo es que soy como la primavera: no me controlo.

Te miro, estás serio, me río.
No de ti.
Llámame rara, pero cuando estoy feliz me da por reír.
Con los ojos, con la boca, con las manos, con la piel,
con la entrepierna,
con la mía,
con la tuya.

Qué bonito eres.
Qué bonito.

Vuelve, que no nos hemos aprovechado bien
y tengo que renovar las marcas de tu barba
que ya se me han borrado de las mejillas.

3 comentarios:

Rafael dijo...

Espero que el receptor de ese monólogo de la protagonista acuda a su lado y calme su sed sin ninguna excusa.
Un abrazo en la tarde.

Patty dijo...

Vaya, si que debe ser guapo para despertar en ti tantas emociones juntas Nerea ....besitos preciosa :*

andré de ártabro dijo...

Que Dios y todos los humanos que me tengan que perdonar me perdonen ; pero cierro los ojos y me imagino que todo eso que dices ,¡Me lo dices a mí!Cómo dice el poema "para lancear un toro , un caballero cristiano"
Y luego no me arrepiento, me siento ufano de haberte tenido en el corazón, en la imaginación, en la mente. en el pensamiento...y aún ahora te sigo llevando a ti.
Ese circuito de tu dedo lo siento en mi boca , ¡Qué me quema y me quema...voy a beber para apagar la sed que tú provocas.
Besos con todo cariño.