Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

6 jun. 2013

La primavera ya puede morir tranquila

La noche es lo más bonito
que le puede pasar al día.

Tu cuerpo en horizontal
es lo más bonito que le puede pasar
a la noche.

Y a mí.

Mírame, estoy temblando y la poesía no me salva.
Aquí sólo hay tormenta,
la mejor de las tempestades.
Y ojalá que la calma sean más relámpagos.
Más lluvia.
Sin paraguas.
En tu sofá.

Remueves el café,
y el ruido de la cucharilla
rozando el borde de la taza
me suena a rock and roll.
A voces rotas,
guitarras que llenan madrugadas,
letras improvisadas que se convierten en
himno oficial del orgasmo.

Luces de neón en la entrada del último bar de la calle,
donde a partir de las 2:00 van cada noche a morir los poetas en brazos
de las musas más caras del barrio.

A lo mejor en algún hotel de
esta condenada ciudad
hay alguien pasando una nota con una invitación irrechazable
por debajo de la puerta 328,
la habitación donde una chica con ojeras
fuma en sujetador sentada junto a la ventana.

Las notas por debajo de las puertas
hacen del mundo un lugar más sano
y respirable.

Cántame, que no quiero dormir.
Ábreme las ventanas
y túmbate en mi cama, que la poesía también se besa.
Hazme un otoño con todo este calor.
Imagínanos en la canción perfecta,
viájame sin quitarte el pijama.

Junio te ha visto caminar,
la primavera ya puede morir tranquila.

3 comentarios:

Patty dijo...

Cuando una persona gusta de otra es inevitable no escuchar el sonido tan maravilloso que sueltan no solo las cucharitas del café... prueba con todo Nerea, todo tiene un sonido especial y particular. Besos preciosa ^^

Rafael dijo...

Que abra las ventanas la primavera y que de paso al verano, porque aún parece que el invierno esté cerca y las lluvias y el paraguas nos acompañen a donde vayamos.
Un abrazo.

Forgotten words dijo...

Y es que se que parezco un loro siempre diciendo lo mismo, pero me encanta venir a tu blog, ya que cuando entro en el mi cuerpo vive esa sensación de escape, libertad y tranquilidad que nos invade cuando andamos en plena naturaleza... Gracias de verdad por transportarme a tan bellos lugares y hacerme sentir tan impagables sentimientos sin moverme de mi silla ;)