Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

11 jun. 2014

Motor polifacético




Los corazones son seres insidiosos y encantadores.
Frágiles, fieros, musicales.
Luchadores, mendigos, triunfadores.
Bailarines, recepcionistas, jugadores lesionados.
Dormilones
hiperactivos
hijos de puta.

Suelen aparecer en manuales de Medicina
y en poemarios de poetas cachondos.

Se les arroja a los escenarios
envueltos en sujetadores
y en tanguitas que tienen frases escritas en inglés.
Se les escupe a los micrófonos
y caminan con las manos sobre los trastes de las guitarras del rock and roll.

Aparecen llenos de chupetones,
especialmente en el ventrículo izquierdo,
con agujetas por todas partes
de reírse a carcajadas en los parques de la ciudad.

Los hay con olor a Mediterráneo,
a Pirineo,
a ensalada para dos personas.
¿Has visto?: ambientadores del alma.

Aparecen remendados con la tela de las cortinas
con las que sus dueños evitaban que los vecinos
les vieran bailar desnudos en el salón de casa.
Cosidos de mala manera con hilo de pescadores.
Cubiertos de un esparadrapo malo y sucio que se despega constantemente.

Por la Calle Mayor se ven colgados en los balcones
tendidos al sol al lado de aloe vera y geranios: la posguerra y la primavera,
secándose después del centrifugado
formateado
y puesta a punto.
No hay pinzas para tanto corazón,
hagan cola.

Se han encontrado corazones en el fondo
de botellas de whisky robadas.
En sobres de cartas que atraviesan fronteras
y llegan con jet lag 48 horas después.
Debajo de las butacas de los teatros.
En el camerino de los cómicos.
En la sala de los vis a vis del sector peligroso de la cárcel.

Hay corazones que se han quedado atrapados
entre la puerta del bar y la acera de la calle
mientras a otros les rascaban la espalda en la cama.

Son animales de compañía: todo perro ladra
pero, sobre todo, muerde.

4 comentarios:

Cobacho dijo...

El mío se me quedó dentro de otro cuerpo, mientras yo me llevé el suyo.
Ahora andamos ambos a ciegas, y a tientas, buscando encontrarlos de nuevo.

Lo haces bonito =)
Un saludo!

Rafael dijo...

Así quedan muchos corazones, rotos y sin latidos...
Un abrazo y feliz miércoles.

Patty dijo...

Cuando vengo y te leo me dejas esa sensación a juventud y alegría, de una chica que hace lo que hace porque le gusta :D besitos Nerea.

Patty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.