Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

9 dic. 2013

Vivirnos

No quiero
tener tiempo para aburrirme.

Quiero que ocupes
mis horas,
mis minutos,
mi cama
y mis agujeros.

Quiero colgar un cuadro
mientras tarareo una canción,
y que tú me desnudes
con la mirada
desde la puerta del comedor.

Quiero hacer la cena
y cenarnos cuando la sopa
esté enfriándose.

Ábreme la puerta del ascensor,
ábreme la puerta de casa,
ábreme de piernas.

Dormir en hoteles;
robar las toallas,
fundir el minibar,
escribirnos versos guarros
con los bolis de recepción.

Sernos almohada y sofá.
Utilizarnos como colchón.

Leernos
con las manos calientes
todos los puntos y seguidos
de las piernas,
espalda
y pecho.

Quiero que agosto
nos parezca Groenlandia
comparado con las noches
de este diciembre.

Quiero vivirnos
en horizontal.
Morirnos en horizontal.
Resucitarnos mucho
en horizontal.

Caer de cabeza
con la boca abierta
y la música sonando.

Despertarnos las bestias
por la noche,
por la calle,
por debajo de la ropa.

4 comentarios:

Gumer Paz dijo...

Eso es pasión y lo demás son tonterías. Genial Nerea. Me lo pongo en favoritos porque hay algunas entadas que no te he leído y otras las repaso y me gusta hacerlo con calma. Un beso :)

Rafael dijo...

Es una manera de describir la pasión sin trabas y expresar lo que se siente.
Un abrazo.

Patty dijo...

Lindo....lindo....lindooooo :*

Cobacho dijo...

Es tan jodidamente..., que llevo como 2 minutos buscando la expresión para definir lo que me has transmitido en este texto, y por más que busco no encuentro algo que siquiera se le parezca un poco.

Sencillamente increíble.