Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

30 oct. 2013

Si el calendario hablara

Los domingos por la noche
se encierra en casa
con las persianas subidas,
las ventanas abiertas,
las cortinas por los suelos.

Entra toda la vida de golpe.
Los viajes.
Los bares.
El sexo con desconocidos.
El primer cigarrillo.
La penúltima copa.
Las luces encendidas
en los edificios de enfrente,
tan cálidas, tan madrugada,
tan salvavidas.

Y cierra los ojos.
Unos ojos
que crean primaveras
en cada caminante sobre los que se posan.

Escucha Ella baila sola
sin pantalones,
sin nostalgias,
sin corazón.
Lo que le late en el pecho
es un viejo acordeón
de un marinero jubilado.

Se imagina en la mejor calle de la ciudad,
que no es otra que por la que él camina.
Andares para enmarcar
y colgarlos en el techo de la habitación,
para mirarlos fijamente
mientras se masturba.
Nunca antes al otoño
le habían quedado tan bien unos vaqueros.

Las sábanas blancas
se vuelven velas de barco,
pero no hay tierra a la vista,
ni al tacto,
y mucho menos al gusto.
La playa se ha dormido en julio.
El bikini eran dos manos
con las uñas pintadas.

El color del cielo
cambia a
azuloscurocasicorazón.

Ojalá ser ruido de avión
atravesando la ciudad.
Y hacer asomarse al balcón
a una chica que no duerme
pero sueña.
Que sólo lleva puestos
unos calcetines grises,
para que no se le escapen
las pisadas de otro suelo de parqué.

Por los pies se cuelan
las historias.

La música no para,
menos mal.
Y ella sólo se pregunta una cosa:
¿Por qué es tan bonita
la luz del letrero
de la librería de la esquina?

7 comentarios:

Rafael dijo...

No sé si el calendario habla pero sí tus versos.
Un abrazo.

Sergio Molinatti dijo...

¡Muy bien!, un bacio.

andré de ártabro dijo...

Y con que alegría grito el de Triana ¡Tierra!
Por fin recogerlas sábanas y dormir en tierra
....¡Es que así suelen ser las luces de neón delas librerías

Oski dijo...

Quizás porque allí donde viven y respiran los libros hay siempre una magia especial. Tal vez la vida. O el resumen de muchas vidas.

De tus versos me impactaron sobre todo:

"La playa se ha dormido en julio.
El bikini eran dos manos
con las uñas pintadas"

No paran de repetirse ahora en mi cabeza.

Salud.

Chelo dijo...

Me ha encantado ese color del cielo.
Seguramente loa calendarios hablen solo hay que saber en que momento lo hacen.
Un saludo

Forgotten words dijo...

Y solo puedo decir que por favor jamás dejes de escribir

Elendilae dijo...

Si el calendario hablara diría que hay días mágicos todos los días, ¡hasta los domingos!

Un besito