Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

21 oct. 2013

Armario

Ahora suena una canción
y me viste más que cualquier camisa.

Vestirse con música,
¿no es lo mejor?

Voces rotas
que son pantalones.
Un piano de sujetador.
El cierre de un concierto
abrochado hasta el cuello;
que no se nos enfríen
los acordes del corazón.

Las sábanas
son una partitura arrugada
en el fondo de una papelera preciosa.
Al edredón lo rebobino siempre.

Llevo el rock and roll
subido hasta las rodillas.
Un jersey de punto
y seguido
al final de una estrofa.

Un escenario
que se sujeta firme
sobre los hombros.
Amplificador en la sonrisa.
Canción favorita entre las piernas, por supuesto.

No hay pijama,
hay guitarras eléctricas
y el último trabajo del mejor músico de la ciudad.
Hay bares con oferta en cerveza
que me dejan el ombligo al aire -libre-.
Camareros componiendo en servilletas
en el otro extremo de la barra,
ignorando a una chica que pide más hielo.

Tampoco tengo columna vertebral,
llevo una armónica
que me mantiene erguida;
alguna vez me soplan
cuando camino por la avenida
y me convierten en música:
de lo que se come, se cría.

Desde los tobillos
me cuentan los pasos un par de do re mi fa
sol
que no dejan que me pierda,
que hacen que la lluvia
siempre caiga bien.

8 comentarios:

andré de ártabro dijo...

De sujetador irían mejor las maracas ¡Por que un piano....
Te quitas el jersey de punto y seguido y te pones una oración primera de pasiva y tener a mano los copulativos ser , estar o parecer según que la canción sea o no favorita,
Lo que mejor te va a quedar es el pentagrama en los tobillos y ¡¡¡A bailar que son dos días!
Saludos cordiales.

Lapislazuli dijo...

Muy buenas analogias
Abrazos

Rafael dijo...

Siempre en esa línea tuya tan original. Felicidades.
Un abrazo.

Forgotten words dijo...

Simplemente TÚ, solamente tu puedes hacer esto ;)

Patty dijo...

Estupendo Nerea, simplemente con palabras cotidianas haces maravillas... besos :*

Elendilae dijo...

Que la música no pare, porque me he enamorado de cada instrumento, de cada canción y de cada silencio.

Julio Serralde dijo...

Quedé revestido de melodías

M. dijo...

Yo haría de tu blog una eterna reproducción aleatoria, porque chica, me inspiras.
Cielo trastornado en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
M.