Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

5 sept. 2013

Los mejores gatos

Aullidos, hoy no llueve.
Nadie duerme: las parejas hacen el amor
y los poetas se masturban;
otros sólo buscan cigarrillos.

Los mejores gatos
vuelven a estas horas
a una cama que no es la suya.

Hay bocas de metro
que besan con lengua,
pasos de cebra sin leones al acecho,
poetas sonriendo en los cafés del centro.

La vida es un arte;
y los que besan, mis artistas favoritos.

Hay café descafeinado
para los revolucionados innatos.
Música de acordeón en el andén del tranvía.
Chicle en el tacón.
Ascensor roto.
Medias rotas.
Corazón... Corazón intacto. Eso es nuevo.

Desayunamos con los
ojos llorosos de sueño.
Comer con las manos,
amar con las manos,
mirar con las manos.
Las manos son mi lugar favorito.

Y que cualquier hombre
me pise los pies bailando.
Con ganas.
Que las orquestas no terminan
hasta que se nos rompen
los pantalones
por el bolsillo de atrás.

La vida da muchas vueltas.
A veces de campana.
A veces en la cama.
En alguna de esas vueltas
el mareo es memorable.

De madrugada
las vueltas
son el cambio de 20
al pagar el último cubata.

Ayer por la noche perdí el autobús
en una timba de póker.
Hoy vuelvo volando,
pero sin avión
ni SuperMan.

2 comentarios:

Rafael dijo...

La vida es un arte, dices, y añado, "como tus versos"
Un abrazo.

Patty dijo...

Siempre tan pletórica Nerea... besos :* me encantó ;)