Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

17 ago. 2013

Te escupí en el buzón

Las flores de plástico
ya no dicen tu nombre.
Te recuerdan como
aquél que venía
y abría la nevera
y mis piernas.

No las regabas.
Aunque a mí se me encharcó
el pecho.

He cortado el cable
del teléfono.
De golpe, sin pensarlo,
nada más levantarme,
cuando me he dado cuenta
de que nadie había hecho café.
Ni el amor.

He quemado las cartas.
Todas.
Incluso las de póker.
Para hacerme una hoguera en el corazón.
Hace un frío que te cagas
este verano.

Beso la lluvia
con las gafas puestas.
Tú besas a otras mujeres
que beben a morro las cervezas
los fines de semana
por la noche
mientras les desabrochas
el rock and roll.
Y el sujetador.

Hago fotos
a los discos de vinilo
que me quedan en las estanterías.
A falta de cuerpos desnudos
buena es la música
para guiñarle el ojo y disparar.

No me he puesto ninguna tirita.
Quiero dejar las heridas visibles,
al aire,
a ver si viene alguien
a llevarme a dejar de sangrar a los teatros
o en mitad de una avenida.

Voy a subir a trenes de mercancía
en marcha.
Voy a traficar con mi corazón,
que ya sólo sirve para cambiarlo
por algún cromo de fútbol del 92.

Llevo un candado en la mirada,
para que ningún otro animal
me robe el verde de los ojos.
O una pestaña.
O un parpadeo.
O un rastro de rímmel.
O la poesía que escondo en las pupilas,
esa que a veces guardo en las bragas.

Tengo el corazón
detrás de la puerta de la cocina.
A veces le paso un trapo
para quitarle los polvos.
Otras barro alrededor.
Pero no se le va la mierda.

El otro día
pasé por tu puerta
y te escupí en el buzón.
Lástima que ya nadie te escriba.

7 comentarios:

Rafael dijo...

Despecho, rabia... Quizás un poco de todo y a la vez de nada en una relación que está y no está, como la resaca de la marea.
Un abrazo.

Little Miss Sunshine dijo...

Increíble. Brutal, me ha encantado. Me he quedado sin palabras.

la MaLquEridA dijo...

Caray que buena eres, te felicito.

Julio Serralde dijo...

por estas entradas es de mis blogs favoritos

Patty dijo...

Vaya.... si que estabas enfadada ah??? muy bueno Nerea... besos :*

Jorge Ampuero dijo...

Certera y degustable poesía, nos leemos.

Besos ;-)

Forgotten words dijo...

Totalmente de acuerdo con Rafael, aunque yo diría que mas que despecho me transmite desilusión, impotencia, tristeza, rabia y un cabreo inmenso, pero no con él, sino con ella misma..
Nose, creo que ella jamás cambiará todos esos inviernos convertidos en la mejor de las primaveras o todas esas noches de rock and roll junto a él, pero de alguna manera, una parte de ella necesita desconectar de él y su ritmo de vida...
Una vez más me dejas maravillada con tus letras y reflexionando sobre lo que estas me dicen :)