Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

12 ago. 2013

Literatura abierta y verde

Escribió su mejor verso
después de poner agua a hervir
para hacer macarrones.
Qué bien comimos aquel día.

Qué bien vivimos
aquel agosto.

Una tarde nos echamos la siesta.
Duró 7 veranos,
21 canciones
y alguna que otra película
basada en hechos reales.

A veces era septiembre.
Sin clases,
pero con actividades extraescolares
para el corazón.

El sol se ponía
celoso.
Se mordía las uñas
mientras nos tocaba la espalda
y devoraba el color de las cortinas.
Destrozaba las persianas.
Quería llamar la atención,
pero yo sólo tenía ojos
y orgasmos
para un animal.

Cerrar los ojos
erar cerrar libros.
Y yo la literatura
siempre la llevaba abierta y verde.

No necesitábamos
más gasolina
que una canción
y 5 versos
en el espejo de la habitación.

Desayunábamos tarde,
en las verbenas
con orquestas de tercera.

Luces de neón sobre las iglesias.
Curas bebiendo gintonics.
Amén.
Amén.
A menudo tengo pensamientos
impuros, Padre.

Febrero aparecía de golpe
con sus mejores galas.
Lo utilizábamos para enfriar
la cama
y poder dormir.
El amor, después de hacerlo,
se quedaba un rato viendo la teletienda.
Luego se largaba
por debajo de la puerta
-como las cartas de los enamorados-
y sin coger el ascensor.

A la hora de la cena
estábamos en la costa
de una casa con vistas al bar
y nos dábamos un baño
en agua dulce
de ducha
sin peces antideslizantes.

10 comentarios:

El Hada de los Cuentos dijo...

¡Magnífico! Me ha encantado. Felicidades. Un saludo

Patty dijo...

Es una magia locaaaaaa!!!! besos preciosa :*

andré de ártabro dijo...

Yo, ¡también tendré que confesar esos mis pensamientos...
Besos

Standby(me) dijo...

Genial,Nerea. Sigue así!
Besos

guille dijo...

Leerte es una sorpresa constante.

Leerte es un gozo constante.

Leerte es un descubrimiento constante.

Leerte es empezar y no poder parar hasta que ya no queda ninguna letra por ver.

Y -supongo- no tengo que decirte que me gusta sorprenderme, gozar y descubrir.

Y que me encanta llegar al final.

Rafael dijo...

Así nacían las primeras líneas, quizás de una manera balbuceante y de unos momentos diarios e inolvidables.
Un abrazo.

Gumer Paz dijo...

Magistral Nerea, no podía dejar de leer y me quedo con ganas de más. Un beso :)

Amapola Azzul dijo...

Hay mucha alegría en tu blog, me hizo reír lo de "peces antideslizantes".

Enhorabuena por tu blog y por tu alegría de vivir y gracias por tu sonrisa, un abrazo.

Feliz semana.

Luis Salares dijo...

Muy fresco tu poema, como recién sacado del mar.

Forgotten words dijo...

Es que tus entradas son realmente únicas, llenas de vida, de locura, de realidad, de magia... en serio es todo un placer leerte, ojala nunca dejes de permitirnos el hacerlo ;)