Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

29 abr. 2013

Ahora que ha dejado de llover y el sol nos invita al último trago

Podría contar mi vida
uniendo los "vete a la mierda"
que no me he callado.
Y sería una historia preciosa.

Podría decirle a mis tazas de té
que se olviden de tus labios,
de rozarte la barba,
pero cualquier día aparecerás suplicando
besos, orgasmos e infusiones.

Y yo siempre caigo.
No, me dejo caer.
Sobre tu bragueta bajada y las burbujas del champán subidas.

Podría desnudar de nuevo al invierno,
pero de eso ya se encarga esta primavera
que me congela la sangre
y me altera los nervios.

He perdido el pasaporte,
y no me importa alejarme
de tu blues de insomnio intacto.
No me importa no poder emigrar a tus cicatrices.
Me gusta bailar sola y desnuda.

Sería imprudente mudarme a tus garras
o a tus camas con sábanas de 40 grados.
Nadie quiere quemarse si no hay pasta de dientes cerca.
Y tú utilizas whisky como dentífrico.

Ahora que ha dejado de llover y el sol nos invita al último trago,
te confesaré que morir por amor me parece una auténtica estupidez.

Los corazones rotos van al contenedor gris,
sólo se necesita un rock and roll
para que se regeneren más rojos que nunca.

Crees que me desarmas con cada "tus versos me la ponen dura";
ten cuidado
porque las mejores victorias
se consiguieron sacando navajas de la ropa
interior.

3 comentarios:

Julio Serralde dijo...

enmudecí

andré de ártabro dijo...

Que no te pase como dice la canción ""su novia María Dolores , sacando la faca de la liga al toro el cuerno le cortó".
Hoy has mezclado muy bien sonrisa y pasión
Besos.

S. dijo...

Me ha encantado encontrar tu blog y he estado ojeando algunas entradas, me parece super bonito y personal
Me quedo por aqui
yo tambien tengo uno! Un abrazo guapi!

raiseyourheels.blogspot.com