Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

20 mar. 2014

Desnudez

Ahora que sé cómo miras de cerca
me siento realmente desnuda.
Y llevo los vaqueros puestos.

Tus ojos son manos
que deslizan el tirante
de mis sentimientos
por mi hombro izquierdo
y lo dejan caer.

Sin ropa que me cubra el corazón
estoy perdida,
encuéntrame.
Perdida pero no helada.
El riesgo de desnudar un corazón
es que empiece a tiritar
pero yo no tengo frío.

Tu mirada
desnuda con manos de masajista,
sin aceites corporales
ni mariconadas.
Desnuda a pelo.

Has dejado de tener mirada.
Ahora es una sala de interrogatorio,
pero no me siento incómoda.
Hazme pasar.
Ponme delante de ese espejo
y pregúntame lo que quieras,
te lo besaré todo.

2 comentarios:

Rafael dijo...

Conn el corazón al descubierto la "desnudez" es total, aunque a veces necesaria.
Un abrazo y feliz jueves.

Patty dijo...

Que bonito te expresas y que bonito tu poema de hoy preciosa...

besitos :*