Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

28 mar. 2014

Comparación

Te pareces a la primavera
cuando se pone tonta y graniza,
y manda a tomar por culo las flores que creó.

Cuando encapota los cielos y
nos obliga a mirar al suelo porque
las gotas escuecen en los ojos.

Cuando nos dice: que os jodan
y arremete contra los ventanales
con la furia de quien rompe cartas.

Te pareces a la primavera
cuando se pone guapa y tira
el sol por la ventana
para que nos quitemos las chaquetas
y luzcamos andares y hombros.

Cuando se cree verano y se pone
delante del armario
de las chicas
diciendo: hoy déjate de medias.

Cuando abraza los pies descalzos.

Cuando guarda un banco libre
en cada parque
por si una pareja
quiere reconciliarse.

Enamorarme de ti
fue inevitable.
Pero qué alergia.

2 comentarios:

Rafael dijo...

Es que así es la primavera con sus ventajes e inconvenientes.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Forgotten words dijo...

Pero es que estoy segura que sin esa alergia, tan jodida y en algunas ocasiones dolorosas, la primavera no sería tan amada como lo es.