Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

23 mar. 2013

La eternidad se nos acabó en el segundo bostezo

La mayor de las catástrofes
es no mirarte mientras te duchas,
no deshacerte la cama
o no limpiarte con la lengua
la espuma de cerveza.

La eternidad se nos acabó
en el segundo bostezo,
pero el equipaje sigue facturado
y lleno de poesía.

Adelante, barbudo,
hazme verso.

Al aire coseré tus gemidos
para que envuelvan a la humanidad,
que falta le hace.

Se acabó el carmín rojo para pintar
corazones en tu pecho,
la saliva dura más,
aunque sea en el alma,
y así te tatuaré yo mi pornografía.

Desde que me subo
en los autobuses sin mirar
me han crecido primaveras en los tobillos;
y en los hombros dejaron de anidar
rencores para que hicieran su hogar
las despedidas bonitas.

En esta historia,
la musa se enamoró del poeta
y duerme cada noche a los pies de su bañera
esperando el amanecer con mejores vistas:
su barba bostezándole entre espuma.

7 comentarios:

Penny. dijo...

Repitamos el primer bostezo siempre, escondamos el segundo , lleguemos al tercero sin contar :)

Rafael dijo...

Versos que, al leerlos, te dejan una sonrisa en los labios.
Un abrazo.

andré de ártabro dijo...

Entre barba y bostezos va pasando la vida¡Qué buen hilván para coser tan bellos sonidos!
Historia que se repite en los anales de la ahistoria donde la poeta es la musa y la musa el poeta.
Tus versos hoy deparan sonrisas.
Besos.

Elendilae dijo...

Qué bonito. Acabo de recitar tu poema en voz alta y aún suena mejor *-*

Besos, o versos ;)

Kimbertrancanut dijo...

A veces los abismos son necesarios para, sentir el peligro a nuestros pies, dar media vuelta y tumbarnos a la sombra del arbolito vivencial…Besitos desde Barcelona, amiga.

txetxu Martínez Cenalmor dijo...

se me pasó firmarte,aunque ya te dije que me transmitía este espléndido poema!

=)

ele* dijo...

me ha sonado a rústico y rural. ejeje no sé bien porque. Supongo que por la barba, y tu escenario de luz en las alturas.
Eso sí, poético como siempre!

un beso