Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

28 sept. 2014

Vocación de atleta





No voy a dejar de acercarme
aunque vea la forma de pistola
que tienen tus besos.

Todos mis pasos van a ser hacia delante.
El saco de los pasos hacia atrás
se ha roto y vaciado
dejando un rastro incoloro
al lado de las vías del tren.

Estoy corriendo
como si el camión de los helados
no se hubiese dado cuenta
de que lo estaba esperando en la acera
apoyada en mi buzón con las manos levantadas.

Todo pasa de largo
todo,
eres tú quien tiene que ser capaz
de alcanzarlo.

La vida es una continua persecución.
Los policías almuerzan dentro del coche,
que no te asuste la sirena
cuando pases superando el límite de velocidad.
Corre
joder, corre.

Voy detrás de ti.
Bonito culo, por cierto,
y preciosas puñaladas en la espalda.

Es hora punta,
domingo de regreso de vacaciones
atascos en las carreteras y en las declaraciones de amor.
Salto de capó en capó
sin chaleco reflectante
-y mucho menos antibalas-,
ningún bache de alquitrán me hará caer.

No siento las piedras de esta playa
no miro fijamente a los soñadores cansados
que la marea ha arrastrado a la orilla
no me dejo morder
no seré uno de ellos.
Sigo.

Ojalá te gires para perseguirme
y choquemos.

¿Que si me duelen los pies?
Cómo van a dolerme los pies
si el corazón está en el pecho.

7 comentarios:

Rafael dijo...

Sonrío con tus versos y antee ese sorprendente final.
Un abrazo en la tarde.

Irene. dijo...

Tu blog es tan elegante como tus palabras y eso me llena.
Leer esto me deja más que feliz por un rato, ¿cómo lo haces?

Patty dijo...

No te imaginas como lo he imaginado y disfrutado.... besos nerea :*

fantasma dijo...

esa última frase es como una bala saliendo de esa pistola que dices ser sus besos.

Azzul. dijo...

Nerea, me gustó el poema, Un beso.

Leire dijo...

Muy bueno. Felicidades!

Edu Vázquez dijo...

"No voy a dejar de acercarme
aunque vea la forma de pistola
que tienen tus besos"

Buenísimo...